- San Millán y Torrelapaja.-

Hablar de Torrelapaja y no mencionar a San Millán es cosa harto imposible. La iglesia parroquial, hermoso edificio del siglo XVI, está dedicada al Santo. La monumental Casa de San Millán, que durante siglos albergó a peregrinos y atendió a pobres, enfermos y transeúntes, nos recuerda tiempos pasados influenciados en toda la Comarca por la fama del Santo Párroco y el carácter abierto y acogedor de este simpático pueblo fronterizo con Castilla.

Todo el mundo ha oído hablar de San Millán de la Cogolla y su famoso Monasterio allá en la Rioja. Los amantes del arte y la historia han leído recientemente cómo este monumento riojano ha sido declarado "patrimonio de la humanidad" por la UNESCO.

Junto al Monasterio de San Millán de la Cogolla, nació Gonzalo de Berceo, padre de la lengua castellana, y las famosas "glosas emilianenses" se escribieron en el "Escorial" riojano.

Tanta ha sido la fama de este centro de espiritualidad y cultura que todo el mundo, y los mismos monjes agustinos que ahora lo regentan, dan por seguro que San Millán nació, vivió y murió en lo que hoy son los Monasterios (Yuso y Suso) de San Millán de la Cogolla (Rioja).

Por el contrario la Diócesis de Tarazona, los humildes pueblos de Berdejo y Torrelapaja sostenemos, apoyándonos en San Braulio, Obispo de Zaragoza y autor de la "Vida de San Millán", que este Santo nació por el año 459 en el "barrio" (hoy Torrelapaja) del Vergegio (Verdejo ) aragonés, en los límites de Castilla, Comunidad de Calatayud y Diócesis de Tarazona. Reportaje sobre San Millán

¿Quién fue San Millán?

San Millán fue uno de los santos más famosos de la Edad Media, no sólo en la Comarca de Calatayud para los que somos oriundos de esta zona occidental de Aragón, sino en toda Castilla y Cantabria. Junto con Santiago se le pinta de guerrero y "matamoros" porque según la tradición se apareció peleando con Santiago en la batalla de Clavijo.

San Millán, según San Braulio Obispo de Zaragoza, cuya vida escribió, nació dentro del obispado de Tarazona, no lejos de la Villa de Vergegio (Berdejo) "non procul a Villa Vergegio". A los 20 años de su edad, inspirado de un divino sueño, dejó el oficio que había desempeñado de pastor y, conocedor de un santo ermitaño llamado Félix que moraba en el castillo de Bilibio, lo eligió para su maestro.

Después de bien instruido en aquella escuela, volvió a su patria "remeat ad sua" (volvió a los suyos), pero no permaneció mucho tiempo en ella y marchó a lo más remoto de los montes Distercios (Rioja) donde vivió cerca de 40 años sin compañía humana, hasta que Dídimo, Obispo de Tarazona, lo sacó de allí, lo ordenó sacerdote y lo hizo Cura de Vergegio (Berdejo).

Tampoco aquí duró mucho tiempo, porque acusado por unos clérigos compañeros de Capítulo, el Obispo lo depuso del empleo y el Santo se retiró de nuevo a acabar sus días en el mismo lugar donde antes había estado en el monte Distercio, que en tiempo de San Braulio se llamaba Oratorio de San Millán, en el cual, después de haber vivido hasta ciento v un años, fue sepultado.

- ALGUNAS PRECISIONES SOBRE LUGARES Y FECHAS DE LA VIDA DE SAN MILLÁN.-

Año de su muerte.-

Murió por el año 560. San Braulio escribió la Vida de San Milán por el 638 a instancias de su hermano Fronimiano que hacía vida eremítica cerca del Oratorio de San Millán en el Monte Distercio.

Vergegio (Berdejo) pueblo del Obispado de Tarazona.-

En aquel tiempo no había, ni lo hay hoy día, en el Obispado de Tarazona otro Vergegio que el actual Berdejo, aunque modernamente se escribe con "B"erdejo. El Berceo actual de la Rioja, cerca del Monasterio de san Millán, al cual identifican los riojanos con el Vergegio brauliano, no puede ser la patria de nuestro Santo porque nunca estuvo enclavado en la Diócesis de Tarazona y muy probablemente tal Vergegio riojano aún no existía en tiempo de San Millán.

Bilibio y el ermitaño Félix.-

Algunos erróneamente lo confunden con Bílbilis, cerca de Calatayud. Se trataba de un castillo así llamado, en el obispado de Calahorra que defendía el paso de la Rioja a Álava. Allí vivía en solitario un anacoreta llamado Félix, famoso por la santidad de su vida y a él acudió Millán para ejercitarse en la vida espiritual donde permaneció algún tiempo, algunos cree que unos seis, y desde allí retornó "a los suyos".

Monte Distercio.-

Ahora lo llaman "Cerro de la Cogolla". (Según Micolaeta porque sobresale entre todos los demás montes como un "cogollo")

"No lejos de Vergegio" (es Torrelapaja y dista 4 kms)

Está clarísimo que se trata de lo que siempre fue "barrio" de Berdejo y desde 1601 es pueblo independiente y se llama Torrelapaja. Aquí nació y vivió hasta los 20 años. Aquí volvió después de pasar algunos años con el ermitaño Félix ("a los suyos"), a Torrelapaja trajeron parte de sus restos poco después de su muerte, y en su parroquia se guardan parte de sus reliquias expuestas a la veneración de los fieles.

El Obispo de Tarazona, Dídimo, lo ordena sacerdote.-

Cuando Millán tenía alrededor de 66 años, el Obispo de Tarazona lo sacó de su retiro del Distercio y lo ordenó sacerdote encomendándole la Parroquia de Vergegio, su pueblo natal. ¿Por qué el obispo de Tarazona se mete en territorio extraño a ejercer su pastoreo si estaba prohibido por varios concilios? Sencillamente porque el ermitaño Millán era súbdito suyo, había nacido en territorio de su Diócesis (Vergegio) y sobre él seguía teniendo jurisdicción. Algunos opinan que las tierras de la Cogolla eran parte de la diócesis de Tarazona en aquel entonces. Esto no se sostiene si consideramos la distancia y la división eclesiástica llamada de Wamba.

- DATOS SOBRE LAS RELIQUIAS DE SAN MILLAN.-

Cuando murió San Millán "depositaron" su cuerpo en el Oratorio donde había vivido. Cuando San Braulio escribe la Vida de San Millán por el año 638, unos 78 años después de la muerte del santo, dice Braulio que "parte de su cuerpo se halla expuesto a la veneración" en Torrelapaja, en su pueblo natal "ubi nunc habetur copusculum suum gloriosum". Parece cosa normal que sus paisanos y familiares de Torrelapaja fueron a la Rioja a pedir y traerse parte de sus restos y si los depositaron en "el Barrio" y no en Vergegio era porque en el "Barrio" había nacido y vivían sus paisanos.

Reliquias en la Rioja:

Los restos del Santo existentes en su Oratorio de la Rioja permanecieron allí en su sepultura inicial hasta que el Rey de Navarra D. Sancho el Mayor el año 1.030 las colocó con honor en el nuevo Monasterio que mandó levantar en el llano. Este Monasterio les fue entregado a los Monjes Benedictinos. En 1076 se colocaron en una preciosa urna de marfil que todavía se conserva en el Monasterio de Yuso (de abajo) San Millán, luego fueron trasladados a otra arqueta más moderna el año 1944.

Reliquias en Torrelapaja.

1ª SEPULTURA hacia el año 631:

En la Capilla-Oratorio que había levantado San Millán en honor de la Virgen de Malanca. Hay todavía una inscripción en el enlosado de la capilla que da constancia del hecho.

2ª SEPULTURA hacia el año 711:

Ante el temor a que fueran profanados en la invasión sarracena, los depositaron en un arca de piedra bajo el suelo de la Capilla-Oratorio de la Virgen de Malanca y allí permanecieron hasta el 12 de Noviembre de 1459. El sarcófago se conserva en el interior de la mesa-altar de la Capilla del Santo Cristo de la iglesia parroquial.

3ª SEPULTURA el 12 Noviembre de 1459:

Con toda solemnidad y en presencia de numerosos sacerdotes y testigos de la comarca, además de los fieles de Berdejo y Torrelapaja, los Restos de San Milán fueron colocados en el interior del altar de la nueva iglesia que se había construido a la vez que la torre el año 1459. Se conserva el documento que relata el acontecimiento.

4ª SEPULTURA el 27 Septiembre de 1697:

ampliarSiendo Vicario D. Pedro Tobajas, hijo del pueblo, se hizo el retablo y capilla mayor y en un hueco del retablo cerrado por una puerta con relieves alusivos a la vida del santo, encima del sagrario, se colocaron en una arqueta las reliquias de San Millán y en otras dos arquetas, una a cada lado, las de los restantes 12 santos que había regalado el Rey D. Juan II con ocasión de hacerla torre e iglesia el año 1459.

La puerta que encierra las reliquias de San Millán está cerrada con cuatro llaves. Estas cuatro llaves las tuvieron tradicionalmente los Vicarios y Jurados de Berdejo y Torrelapaja a partir de la separación de las dos iglesias y convertirse Torrelapaja en Parroquia. Dice así en párrafo 1° de la Concordia firmada en Berdejo el 23 de octubre de 1.603:

"Se acuerda que se dé una llave al Vicario de Verdejo, otra al de Torrelapaja y las otras dos a los Jurados de Verdejo y Torrelapaja, de manera que los unos sin los otros no puedan abrir sin estar juntos y en conformidad". Actualmente no se guarda este requisito.

Partes pequeñas de reliquias de San Millán hay repartidas por varias parroquias de la Comarca de Calatayud, especialmente en las ocho parroquias que formaban la Cofradía de san Millán.

Reliquias en Berdejo:

Guardan en un brazo-relicario una reliquia que por la Concordia de 1.606 entre ambos pueblos acordaron solicitar al Papa y, con autorización de Paulo V del 27-XI-1606, sacaron de su sepulcro. También en la Parroquia de San Juan de Calatayud y en la Catedral de Tarazona conservan algunas reliquias de san Millán. Todas estas sacadas de su sepulcro de Torrelapaja.