TORRELAPAJA
(Zaragoza)



DATOS SOBRE LAS RELIQUIAS DE SAN MILLAN

    Cuando murió San Millán "depositaron" su cuerpo en el Oratorio donde había vivido. Cuando San Braulio escribe la Vida de San Millán por el año 638, unos 78 años después de la muerte del santo, dice Braulio que "parte de su cuerpo se halla expuesto a la veneración" en Torrelapaja, en su pueblo natal "ubi nunc habetur copusculum suum gloriosum". Parece cosa normal que sus paisanos y familiares de Torrelapaja fueron a la Rioja a pedir y traerse parte de sus restos y si los depositaron en "el Barrio" y no en Vergegio era porque en el "Barrio" había nacido y vivían sus paisanos.

 

Reliquias en la Rioja:

Los restos del Santo existentes en su Oratorio de la Rioja permanecieron allí en su sepultura inicial hasta que el Rey de Navarra D. Sancho el Mayor el año 1.030 las colocó con honor en el nuevo Monasterio que mandó levantar en el llano. Este Monasterio les fue entregado a los Monjes Benedictinos. En 1076 se colocaron en una preciosa urna de marfil que todavía se conserva en el Monasterio de Yuso ( de abajo) San Millán., luego fueron trasladados a otra arqueta más moderna el año 1944.

 

En Torrelapaja.
1ª SEPULTURA hacia el año 631: en la Capilla-Oratorio que había levantado San Millán en honor de la Virgen de Malanca. Hay todavía una inscripción en el enlosado de la capilla que da constancia del hecho.
2ª SEPULTURA hacia el año 711: ante el temor a que fueran profanados en la invasión sarracena, los depositaron en un arca de piedra bajo el suelo de la Capilla-Oratorio de la Virgen de Malanca y allí permanecieron hasta el 12 de Noviembre de 1459. El sarcófago se conserva en el interior de la mesa-altar de la Capilla del Santo Cristo de la iglesia parroquial.
3ª SEPULTURA el 12 Noviembre de 1459: con toda solemnidad y en presencia de numerosos sacerdotes y testigos de la comarca, además de los fieles de Berdejo y Torrelapaja, los Restos de San Milán fueron colocados en el interior del altar de la nueva iglesia que se había construido a la vez que la torre el año 1459. Se conserva el documento que relata el acontecimiento .
4ª SEPULTURA el 27 Septiembre de 1697: Siendo Vicario D. Pedro Tobajas, hijo del pueblo, se hizo el retablo y capilla mayor y en un hueco del retablo cerrado por una puerta con relieves alusivos ala vida del santo, encima del sagrario, se colocaron en una arqueta las reliquias de San Millán y en otras dos arquetas, una a cada lado, las de los restantes 12 santos que había regalado el Rey D. Juan II con ocasión de hacerla torre e iglesia el añoo 1459.
La puerta que encierra las reliquias de San Millán está cerrada con cuatro llaves. Estas cuatro llaves las tuvieron tradicionalmente los Vicarios y Jurados de Berdejo y Torrelapaja a partir de la separación de las dos iglesias y convertirse Torrelapaja en Parroquia. Dice así en párrafo 1° de la Concordia firmada en Berdejo el 23 de octubre de 1.603:
ampliar

"Se acuerda que se de una llave al Vicario de Verdejo, otra al de Torrelapaja y las otras dos a los Jurados de Verdejo y Torrelapaja, de manera que los unos sin los otros no puedan abrir sin estar juntos y en conformidad". Actualmente no se guarda este requisito.

Partes pequeñas de reliquias de San Millán hay repartidas por varias parroquias de la Comarca de Calatayud, especialmente en las ocho parroquias que formaban la Cofradía de san Millán.

En Berdejo
Guardan en un brazo-relicario una reliquia que por la Concordia de 1.606 entre ambos pueblos acordaron solicitar al Papa y, con autorización de Paulo V del 27-XI-1606, sacaron de su sepulcro. También en la Parroquia de San Juan de Calatayud y en la Catedral de Tarazona conservan algunas reliquias de san Millán. Todas estas sacadas de su sepulcro de Torrelapaja.