TORRELAPAJA
(Zaragoza)
El casco urbano de Torrelapaja está dominado por el edificio de su iglesia parroquial y la torre campanario rematada en forma de fortaleza almenada. Aunque el pueblo está situado en una suave planicie rodeada de altos cerros que lo defienden del frío viento del Moncayo, la iglesia marca el punto más alto de todo el conjunto.
Pulsa para agrandar
La Parroquia tiene como titular a San Millán, como no podía ser de otro modo al ser éste el hijo más preclaro y famoso. El cuerpo principal de la iglesia es una construcción de piedra sillar (s.XVI) y lo que corresponde al presbiterio de mampostería, lo que delata ser parte de una construcción anterior y sensiblemente más baja vista desde fuera.
En su interior observamos que la bóveda es estrellada, de estilo gótico tardío. El presbiterio está coronado por una bóveda de media naranja, profusamente decorada con yeserías y construida a finales del siglo XVII, según consta en los libros de cuentas del archivo parroquial. Adosada a la iglesia, y formando parte del mismo templo, podemos contemplar la hermosa capilla de la Virgen de Malanca, construida en 1.723, y decorada en la totalidad de sus muros y bóvedas en los mismos comienzo del s. XVIII. Esta capilla merece que le dediquemos capítulo aparte.  


Cúpula de la Iglesia                          

La Iglesia de "Nuestra Señora de Malanca" ha sido declarada Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, por el DECRETO 290/2001, de 6 de noviembre, del Gobierno de Aragón (BOA 21-11-2001)
 


NOTA PRELIMINAR:

  Los datos históricos que van a continuación están sacados, en su mayor parte al pie de la letra, de lo que dejó escrito D. Pedro Tobajas Lozano, hijo del pueblo y Vicario de esta Parroquia desde 1.669 a 1.714, o sea durante 45 años.

  El conocía bien la historia de su pueblo y se preocupó de dejar constancia escrita ("ad futuram rei memoriam", para que en el futuro quedara memoria del hecho, no solo de las muchas cosas que se hicieron mientras él fue párroco (capilla y retablo mayor y la cúpula del presbiterio), sino lo que él conocía de antes y que le llegó por tradición oral y escrita. (Libro Racional pg. 365ss, archivo parroquial de Torrelapaja).

El resto de los años posteriores lo sacamos de los libros parroquiales y de los libros de Cuentas de la casa de San Millán.

 
   
La antigua y primitiva iglesia.



La antigua y primitiva iglesia de Torrelapaja fue lo que hoy es la Capilla de la Virgen de Malanca, cuyo retablo (como cuenta Martínez del Villar en su libro "Patronado de Calatayud y su Comunidad" pg. 472) lo hizo a su devoción el mismo San Millán cuando vivió aquí retirado después de ser depuesto de su Vicaría de Berdejo.



" Este retablo se hizo el año 500 según consta en el rótulo escrito en su pedestral, el cual he leído por mis ojos mortales diversísimas veces y concluía así
anno a nativitate Christi D"

(en el año 500 del nacimiento de Cristo)
.

Año 1459: Construcción de la torre y la parte más antigua de la iglesia actual.
Por lo que aún hoy se puede observar y por los datos recogidos en el archivo parroquial, la "iglesia vieja", como la llamaban los antiguos, correspondía al cuerpo de iglesia que confronta con la torre y tenía su entrada por la actual capilla del Cristo.
La mandó construir D. Juan II de Aragón en 1459 a la vez que la torre que servía de vigía y fortaleza de defensa del límite del reino con Castilla. (véase lo referido sobre esto mismo cuando se cuenta la Historia de Torrelapaja en otra parte de esta Página Web) Así lo cuenta D. Pedro Tobajas:" Al mismo tiempo que la torre se construyó el cuerpo de la iglesia antiguo y lo manifiesta el estar en cuadro sus paredes muy gruesas y ser las bóvedas de piedra sustentadas sobre arcos de piedra labrada, hechas a prueba de bomba o bombarda, sobre los que descansa el tejado de dicha iglesia" Según Zurita el mismo Rey D. Juan II, en agosto de 1459, vino en esta ocasión a Torrelapaja y quiso enriquecer el santuario de San Millán donando reliquias de doce santos traídas de la Seo de Valencia, fueron colocadas en el interior del altar de la nueva iglesia.

El doce de noviembre del mismo año 1459 se sacaron las Reliquias de San Millán del sepulcro bajo tierra, a la entrada de la capilla de la Virgen de Malanca, y con toda solemnidad fueron colocadas también en el altar de la nueva iglesia. Así lo cuenta Jerónimo Gómez de Liria en su libro "San Millán Aragonés" pag. 64 Editado en Zaragoza el año 1733.

   
Año 1571: se construye el segundo cuerpo de la iglesia.
La parte de iglesia que corre desde la capilla del cristo hasta el coro se construyó el año 1571 (Cfr. citado Libro racional). Hicieron entonces la entrada a la iglesia donde ahora está la pila bautismal y junto a la subida al coro. Esta puerta se cerró en 1781 para abrir la actual a los pies del edificio. Esta ampliación y la iglesia renovada la bendijo el Obispo el año 1574.
Año 1693: se comienza a hacer el retablo, la cúpula y acceso a la capilla de la Virgen.
Cuenta el mismo D. Pedro Tobajas que en 1693 se comenzó a hacer el retablo mayor y la capilla de San Millán para colocar en ella las reliquias del santo que hasta entonces estaban ocultas en el interior del altar que se había hecho en 1459. Igualmente se abrió la entrada que ahora da acceso a la capilla de la Virgen de Malanca desde el presbiterio, antes se entraba por la torre donde ahora está el retablo de san Antón. También se comenzó a hacer la cúpula que ahora vemos en el presbiterio. Todas estas obras culminaron el año 1697 en que se hizo una gran fiesta para trasladar solemnemente las reliquias de san Millán a su sepulcro actual en el retablo mayor.
El año 1694 un incendio destruye parte del retablo del 500.
Lo cuenta con todo detalle el Párroco D. Pedro Tobajas. Era el 26 de julio de 1694, fiesta de Santa Ana. En un día de muchas tormentas asistió todo el pueblo a la iglesia. Al salir se dejaron una vela encendida que prendió en el candelero, que era de madera, y luego en el mismo altar y retablo que casi se quemó por completo. La iglesia no sufrió daños.
En 1745 se acaba de dorar el retablo de San Millán.
Aunque el retablo mayor se terminó de hacer el 1697 no se acabó de dorar hasta el 1753. Lo primero que se doró fue el sagrario y la urna de las reliquias, que fue en 1723.Lo iban haciendo a medida que tenían dinero, según consta por los libros de cuentas de la casa de San Millán (Libro 6 pag. 240). No tenemos constancia del autor del retablo pero sí de varios doradores: Joseph Pérez, Jerónimo de Salas y Juan de Morales (el joven) en 1745. Se conserva el contrato firmado por los Regidores de la casa de san Millán, Mosen Pedro lozano y el mismo Juan Morales. Todavía en 1753 aparecen pagos por dorar el retablo. En todo ello participaba la casa de San Millán pagando la mitad de los gastos.


Detalle del Altar Mayor

De 1763 a 1772 se hacen las cuatro capillas laterales.

ALTAR DE LA VIRGEN
DEL ROSARIO

Entre los años 1763 y 1772 se hicieron las cuatro capillas laterales que vemos en la iglesia y sus respectivos retablos. De todos ellos hay constancia escrita así como del detalle de lo que se pagó por cada uno. El retablo de la capilla del Cristo lo hizo Joseph Romero y pagó parte del costo Joseph Merino, "coronel de Milicias y vecino de Almazán". Como siempre la mitad lo pagó la casa de San Millán. En el año 1772 se doraron los retablos del Cristo y el de la Virgen del Rosario que costó 1074 sueldos.


ALTAR DEL CRISTO
En 1781 se cambia de lugar el acceso y puerta de la iglesia.
El acceso a la iglesia se cambia por tercera vez. Primero era por lo que ahora es capilla del Santo cristo. En el año 1571, al prolongar la nave se hizo por donde está la pila de bautismo y daba directamente a la calle principal o Real. La parte de la iglesia por la que ahora tiene su entrada daba directamente al cementerio. Al abrir la puerta, parte de lo que era cementerio, se convirtió en plaza que siempre hemos llamado "rejolado" (quizá derive de "enrejado" por estar cerrado por una valla o cierre de rejas. Todavía los mayores del pueblo recuerdan que el "rejolado" ó "rejolao" de la iglesia estaba cerrado por un muro y las piedras sirvieron para hacer el poyo que hay junto a la puerta de la iglesia y el que había en la pared de la capilla de la Virgen de Malanca haciéndolo ángulo con la torre. Por curiosidad diremos que la puerta de madera de olmo que se quitó por vieja el año 1993 había estado colocada allí desde el 1781, es decir, duró 212 años más los que ya tuviera en la colocación anterior. ¿Durará tantos años la nueva que se colocó en 1993?
En 1805 se levanta el cuerpo medio de la iglesia y se abren los ventanales.

El Obispo de Tarazona, Parra y Reinado mandó levantar el cuerpo medio de la iglesia, con dos ventanales y dio 11.000 reales de vellón. Se concluyó la obra en 1807. En los libros sólo hemos encontrado el dato escueto sin cuentas de fábrica.

 

Algunas mejoras en estos últimos años.

En años posteriores se han ido haciendo mejoras, reparaciones en el templo y en su ornamentación pero no es cosa de poner todo aquí. Queda constancia en el archivo parroquial. Solamente citar que en 1963 se reformó el presbiterio tal como hoy está, se pintó la iglesia e hicieron nuevos los tejados de la nave principal y en 1992 el tejado de la capilla de la Virgen de Malanca. El año 1993 se restauró uno de los cubos de la torre. El mismo año se restauraron las vidrieras de los tres ventanales.

En 1995 se ha vuelto a pintar la iglesia y se han limpiado los retablos.

Referencias de la Iglesia de Nuestra Señora de Malanca contenidas en el Decreto por el que se la declara Bien de Interés Cultural

ANEXO I DESCRIPCION Y DELIMITACION DEL BIEN Y DE SU ENTORNO:

Se trata de una iglesia de nave única de dos tramos con capillas laterales en el primero y cabecera recta, precedida por un presbiterio al que se abren dos pequeñas capillas excavadas en los muros laterales.

Originalmente la cabecera era semicircular, en sintonía con el estilo gótico-renacentista de la construcción del s.XVI, pero en el s.XVII ésta se reformó, cerrándola con testero recto y adosándose en el lado de la Epístola la Capilla de la Virgen de Malanca, que vino a sustituir al antiguo eremitorio mozárabe que frecuentaban los peregrinos.

La Capilla de la Virgen destaca por su abigarrada decoración barroca de yeserías y pinturas murales que narran la vida de San Millán. Junto a ella se alza una maciza torre de planta cuadrada construida en sillar.

El resto de la fábrica es de mampostería combinada con sillería en los ángulos y su estado de conservación es bueno.

El entorno comprende un área que incluye todos los inmuebles que limitan con ella, así como las fachadas que influyen tanto en la Calle de la Iglesia como en la Plaza mayor, incluida la fachada de la Casa de San Millán. También se incluyen las edificaciones anejas que se encuentran dentro del propio recinto de la Iglesia donde originariamente estaba situado el cementerio

BIENES MUEBLES INTEGRANTES

--Talla sedente de la Virgen de Malanca. s.XIII.

--Relicario de San Millán. s.XVIII.

--Retablo mayor de San Millán. s.XVII.

--Retablo de la Virgen de Malanca. s.XVII.

--Retablo de la Virgen del Rosario. s.XVIII.

--Retablo de la Virgen del Pilar. s.XVIII.

--Retablo de San Antón. s.XVIII.

--Retablo del Santo Cristo. s.XVIII.

 

INICIO DE LA PÁGINA