TORRELAPAJA
(Zaragoza)

Alfonso V murió en Nápoles en 1458.
Le sucede su hermano Juan II, que tenía 61 años, y era desde 1425 rey (consorte) de Navarra, y desde 1435 lugarteniente de Aragón y Valencia.

Reinó todavía durante 20 años.

 
El Obispo
Pedro Cerbuna
Obispo de Tarazona (1585)
e impulsor de la Univesrsidad de Zaragoza
El nombre de Torrelapaja. Su existencia en el siglo V. Barrio de Berdejosiglos XII al XV Pertenecieron a Castilla en varios momentosAlfonso V manda desalojar el puebloD.Fernando de Aragón pernocta en BerdejoAutentificación de las reliquias del SantoTorrelapaja se independiza de BerdejoSe erige Torrelapaja como parroquia independiente
TORRELAPAJA LUGAR DE DEFENSA EN LA FRONTERA
En 1456 el Rey Alfonso V de Aragón manda desalojar Torrelapaja

Viendo el Rey que este Lugar está sin defensa en la misma frontera con Castilla, dio un decreto en Nápoles (29 de marzo de 1456) para que "sus vecinos y moradores se bajen a Berdejo y allí tengan su casa y habitación". Los habitantes de Torrelapaja no pusieron en ejecución tal decreto.

 

El mismo año 1456 el Rey da Berdejo (Torrelapaja) a la Comunidad de Calatayud

El 18 de diciembre del año 1456 dio el castillo y Lugar de Berdejo a la Comunidad de Calatayud como lo había estado antes de la ocupación castellana.

 

El año 1459 el Rey D. Juan II manda construir la torre-fortaleza en Torrelapaja.

Alfonso V de Aragón muere el 20 de junio de 1458 y le sucede su hermano D. Juan II, que ya administraba el reino en ausencia de su hermano. Jura los Fueros de Aragón en Zaragoza el 20 de diciembre y ve que los de Torrelapaja no han cumplido lo que su hermano había mandado, entonces da comisión a la Ciudad de Calatayud para que "viriliter et potenter" (a la fuerza) derruyan el poblado y sus vecinos se bajen a Berdejo.

Los de Torrelapaja se resisten y le envían una embajada diciéndole entre otras cosas que "tenían en su iglesia sepultado el cuerpo de su compatriota el Glorioso San Millán, el que habían traído de su oratorio de la Rioja luego después de su muerte sus mayores. Que les era cosa muy dura el desampararlo o llevarlo a Berdejo. Así mismo tener que mudar de domicilio y ver arruinar sus casas y tener que gastar para construir otras, para cuyos gastos se hallaban sin medios. Que perdía Su Majestad un Lugar que se podía conservar labrando una fortaleza".
(de los apuntes de D. Manuel Lozano, Vicario de Torrelapaja de 1751 al 1788, archivo parroquial)

Torre fortificada de la iglesia
de Torrelapaja.

Estas razones convencieron al Rey y mandó construir la torre-fortaleza que aún se conserva perfectamente y es la torre de la iglesia parroquial de Torrelapaja. Al mismo tiempo que la torre se construyó el cuerpo antiguo de la iglesia que era "de piedra labrada, hecha a prueba de bomba o de bombarda" y que coincidía con lo que es el presbiterio de la iglesia actual.

 

Con ocasión de hacer la torre, el Rey donó insignes reliquias a la iglesia de San Millán.

El Rey no sólo construyó la torre y la iglesia fortaleza, sino que donó a la iglesia de San Millán reliquias de doce santos, traídas, según Zurita, por el mismo Rey de la catedral de Valencia. Dichas reliquias se conservan en dos arquetas, una a cada lado de la de San Millán, en el retablo mayor de la iglesia parroquial de Torrelapaja.

El mismo año de 1459 se pusieron las reliquias de san Millán en el altar de la iglesia recién construida, sacándolas de la tierra donde habían estado ocultas por miedo a los árabes cuando la invasión de España por el año 711. Así consta en una inscripción en el enlosado de la capilla de la Virgen de Malanca junto al presbiterio. Se conserva el documento de la "elevación de las reliquias de San Millán".

 

OTROS HECHOS  HISTÓRICOS IMPORTANTES
En 1.469 el Príncipe Don Fernando de Aragón, pernocta en Berdejo camino de Castilla.

Cuenta Martínez del Villar en su libro "Patronado de Calatayud" pg.32, que D. Fernando, hijo de Juan II de Aragón, en su viaje de incógnito hacia Castilla para casarse con Isabel, pernoctó en el castillo de Berdejo .

 

CÉLEBRE VISITA A TORRELAPAJA DEL OBISPO CERBUNA
EN TAL OCASIÓN AUTENTIFICA LAS RELIQUIAS DE SAN MILLÁN
"MILAGRO DEL SANTO"

El 16 de mayo de 1587, víspera de la Pascua del Espíritu Santo llegó el Obispo al Pueblo. En su Visita Pastoral quería Cerbuna cerciorarse de la existencia y autenticidad de las reliquias de San Millán depositadas en la iglesia de Torrelapaja.

El mismo relata en un documento firmado en Calatayud, cómo suplicó a Dios le diese alguna señal de que las reliquias de San Millán eran las que había en dicha iglesia. Habiendo llegado perfectamente de salud se indispuso repentinamente con tan graves molestias que se creía morir. Invocó a Dios y a San Millán y se quedó dormido, y habiendo pasado como media hora despertó tan curado y sano como había llegado. Consideró milagro su repentina enfermedad y curación.

Mandó abrir las reliquias y constató su autenticidad. Se conserva en el archivo parroquial (depositado en el Obispado) un documento con una descripción prolija de todo lo acaecido en la Visita. Regaló a la parroquia un lignum crucis  y una lámpara de plata.