Preámbulo del libro

A los pueblos de Torrelapaja y Berdejo

Dedico este trabajo a Torrelapaja porque es mi pueblo. Allí nací y viví hasta los doce años en mi pequeño y entrañable pueblo pasaba los felices veranos de mi adolescencia y juventud. En Torrelapaja ha vivido siempre mi familia, abuelos, padres y hermanos, y descansan los fallecidos. En la iglesia de mi pueblo veneramos gran parte de las Reliquias de nuestro Santo Millán. Torrelapaja, en fin, tiene ese delicioso clima y paisaje donde descanso y me recreo tantos momentos últimamente. También a Berdejo porque le tengo un cariño profundo. Todos mis ascendientes, desde mi abuelo Pablo, en la rama paterna, vienen de Berdejo. Cuando era estudiante acompañaba con frecuencia al sacerdote, que era párroco de ambos pueblos, en fiestas y otras celebraciones. Allí en Berdejo he tenido siempre familia y muy buenos amigos. Pero sobre todo, porque durante muchos siglos Torrelapaja y Berdejo fueron dos Lugares y un Concejo. Me gustaría que este sencillo trabajo de investigación histórica, donde se recoge una parte importante de la historia común de ambos pueblos, nos sirviera hoy para reforzar los lazos de amistad entre los habitantes de Torrelapaja y Berdejo. Que San Millán sea nuestro lazo de unión.

Pablo Rubio