TORRELAPAJA
(Zaragoza)


Limosnas de Felipe II a la Casa de San Millán
Según consta en los libros de cuentas de la casa de san Millán, por lo menos en tres ocasiones distintas mandó el Rey D. Felipe II dar limosnas a la Casa y Santuario de San Millán de Torrelapaja.

Leemos en uno de los libros: "el primero de febrero de 1.566 recibí del Sr. Chantre Romero, de la limosna que mandó dar el Rey D. Felipe II a la casa de San Millán CCLX.. " dicha limosna parece que fue de 782 libras y mandada en el año 1.565.

De otra limosna se habla también así: "A once de mayo se dará procura al Sr. Chantre para cobrar XXXX libras que mandó dar el Rey de limosna al Señor San Millán".

En el libro de Cuentas de la Casa en el año 1.593 se encuentra la partida siguiente:"A 16 de noviembre dieron Mateo ...y un fraile, de la limosna que dijo el Rey Nuestro Señor DC y es de advertir que no dice esta partida la limosna que mandó dar el rey, de que se infiere que fue mayor dicha limosna".


Felipe II
Importancia y fama de la Casa de San Millán

De la importancia que en los siglos pasados tenía la Casa- Hospital de San Millán de Torrelapaja, dan idea el personal fijo que dicha Casa tenía en nómina (capellán, santero, pastores, mozos de mulas, sirvientas y mujeres que atendían el hospital, médico etc). De muchos de estos empleados se conservan los contratos en los libros de cuentas.

También nos es fácil imaginar la fama que llegó a cobrar esta Casa en una amplia región de Aragón y Castilla por el recorrido que hacían los que iban "allegando" donativos con permiso episcopal. No menos de cien "autorizaciones" de Obispos, Vicarios Generales, Arcedianos de Osma, Zaragoza y Tarazona se conservan aún en el archivo parroquial y en la casa de San Millán, los más antiguos de los años 1.521, 1.523.

 

Si importancia tenía esta casa hacia fuera por su misión a lo largo del tiempo y por su construcción monumental, para Torrelapaja ha sido siempre el centro de su vida social y cultural.

La Casa de San Millán ha acogido, además de transeúntes pobres y enfermos, las escuelas del pueblo, una cooperativa de consumo, local para la Hermandad de Labradores, estancias alquiladas a familias para almacenar sus productos, lugar donde se celebraban las fiestas locales en días de lluvia etc. etc.

Los pocos vecinos que quedan en Torrelapaja y los muchos hijos del pueblo que han tenido que emigrar fuera, vemos con desesperación cómo se va deteriorando este monumento que es patrimonio de muchas generaciones.

Estamos seguros de que si la Casa de San Millán estuviera en Zaragoza o en alguna población de cierta importancia, hace años que cientos de voces habrían clamado por su conservación y restauración. Un pequeño pueblo de apenas 25 habitantes no da votos suficientes para que alguno de nuestros políticos se moleste en recabar ayudas económicas de instituciones oficiales.

La Diputación General de Aragón en RESOLUCIÓN de 6 de junio de 1.984, de la Dirección General de Cultura y Educación, acordó "tener por incoado el expediente de declaración de Monumento Histórico-Artístico a favor de la casa de San Millán en Torrelapaja". Así apareció publicado en el Boletín Oficial de Aragón de 25 de junio de 1.984 n° 22 pg. 439.
El Boletín Oficial de la Diputación General de Aragón del día 7 de marzo de 2001 publica la RESOLUCIÓN de 7 de marzo de 2001 de la Dirección General de Patrimonio Cultural, por la que se comunica el inicio del procedimiento para la declaración de BIEN DE INTERÉS CULTURAL la Casa-Hospital de San Millán y la Iglesia de Nuestra Señora de Malanca, de Torrelapaja, junto con otros seis edificios de la comarca.
Por fin, en el Boletín Oficial de Aragón del día 21 de noviembre de 2001 se publica el DECRETO 286/2001, de 6 de noviembre, del Gobierno de Aragón, "por el que se declara Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, la denominada Casa de San Millán, en Torrelapaja (Zaragoza)".
Esperamos que algún día las personas e instituciones que llevan estos asuntos se acuerden de la Casa- Hospital de San Millán de Torrelapaja y no permitan que desaparezca este monumento aragonés del siglo XVI.
ANTERIOR
ARRIBA